Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

A la caza del hombre por el hombre

» » A la caza del hombre por el hombre

La mayor parte de nuestros lectores ha escuchado en alguna ocasión historias sobre cacerías de hombres en los que los mismos hombres son las víctimas. En esta ocasión vamos a contar una historia relacionada con este tipo de sucesos.

Había un hombre que se encontraba agobiado por el tema de las deudas y la crisis que no conseguía superar, por lo que se vio obligado incluso a rebuscar en las basuras con el objetivo de conseguir algo de comida para él y para su familia.

Uno de estos días que se encontraba en un contenedor se le acercó una limusina y de ella salió un hombre que le propuso si quería formar parte de los deportes extremos a los que le gusta jugar a él y a sus amigos.

Según le comentaba, esta gente solía ir de safari por África, pero finalmente acababa aburriéndose porque los animales serán predecibles. El hombre se negó en un primer momento, ya que el último que quería era morir.

No obstante, el desconocido le dijo que tan sólo jugarían con pistolas de paintball, por lo que el hombre acordó que cobraría 10.000 € por participar y 25.000 € en el caso de que consigues escapar. El desconocido aceptó pero le dijo que el juego e iba a empezar en ese mismo instante.

El hombre empezó a correr y detrás de él fueron todos y cada uno de los cazadores acompañados de perros. Pese a su gran fortaleza y su habilidad para esconderse, finalmente fue cazado porque el juego se había extendido muchas horas y ya no podía resistir más. Además, se dio cuenta de que las balas utilizadas no eran precisamente de pintura.

Finalmente fue el hombre que lo contrató el que realizó el disparo de gracia y aquí acabó la historia de este pobre hombre.