Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

El coche ya no funciona

» » El coche ya no funciona

La verdad es que el coche de Antonio ya era bastante viejo y era normal que diese problemas cada dos por tres. Esto de todas formas no significaba demasiado problema en sí debido a que por norma general siempre se movía por el pueblo.

No obstante, un día tuvo que dirigirse a un pueblo vecino porque no conseguía el medicamento que necesitaba para sus ovejas, y la otra opción era de esperarse hasta que la semana siguiente lo trajese, algo que era inviable ya que para entonces seguramente la mitad ya habría muerto.

Es por ello que decidió coger su viejo coche y dirigirse hacia el pueblo con los dedos cruzados para que aguantase todo el camino. Una vez que llegó al pueblo ya estaba bastante contento porque al menos la ida la había aguantado, compró la medicación que necesitaba y tomó unas copas con unos amigos del lugar a los que hacía mucho tiempo que no veía.

Al final se hizo un poco tarde y decidió regresar a casa pero como había bebido un poco ya no le preocupaba tanto que el coche pudiese estropearse.

No obstante, en la vuelta de repente notó que el coche empezó a hacer unos ruidos extraños y tuvo que parar para ver qué era lo que ocurría. No consiguió encontrar nada y pudo comprobar que el coche volvía a arrancar sin problemas, por lo que decidió subir de nuevo y dirigirse al pueblo ya que se encontraba cerca.

Cuando apenas había recorrido unos metros, empezó a notar un fuerte frío en su hombro derecho y al mirar pudo ver una mano, pero no salía de ningún cuerpo… Al intentar ver de qué se trataba perdió el control y acabó cayendo por el único barranco que había en todo el camino.