Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

El hombre del pasillo

» » El hombre del pasillo

El fallecimiento de mi abuela fue sin duda algo que me afectó mucho, pero al tratarse de una larga enfermedad que además había afectado a su lógica y pensamiento, quizás también fue lo más justo para ella.

Al ser su único nieto heredé todos sus bienes, aunque en realidad tan sólo se trataba de una vieja casa en un bloque que tenía más años que yo, pero bueno, sin duda me vino fenomenal porque hasta la fecha siempre había estado de alquiler y con el poco dinero que ganaba no podía permitirme nada mejor, lo que en cierto modo se traducía en una época más tranquila.

Sin embargo, en mi interior tengo un dolor tan grande por haber perdido a alguien tan querido que muchas veces daría lo que fuese por volver a estar a su lado, pero sé que por el momento tendré que esperar y tener paciencia.

Recuerdo que a menudo, cuando ya había perdido la cabeza, hablaba de que en la casa había espíritus, pero ni yo ni ninguno de los vecinos habíamos podido ver nunca nada extraño. Sin embargo, llevo unos días viviendo aquí y quizás por la autosugestión escucho y siento cosas poco habituales y que nunca antes había sentido.

Pero mi concepto de la vida cambió rápidamente cuando una noche al levantarme pude ver un hombre al final del pasillo; al principio pensaba que se trataba tan sólo de un efecto de acabar de despertarme, y no le di ninguna importancia, pero pocos días después esta imagen se comenzó a convertir en algo habitual, hasta el punto que me puse en contacto con vecinos y amigos para ver qué era lo qué estaba pasando realmente.

Nadie era capaz de entender mi situación, y como era lógico me acabaron tomando por loco, pero aún, cada vez que ando por el pasillo en oscuridad, vuelvo a ver esa silueta aunque lo cierto es que ya no la temo.