Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

La cuerda de la habitación

» » La cuerda de la habitación

Nadie sabía para qué serviría aquella cuerda que se encontraba en la planta superior de la vieja casa de madera, pero su aspecto de horca sin duda alguna ponía los pelos de punta, pero desde luego no iba a ser razón para que Marcos y Adriana dejasen de aprovechar esta oferta tan fantástica que les iba a permitir vivir en el lugar que siempre habían imaginado en sus sueños.

Finalmente decidieron mudarse, y una de las primeras cosas que hicieron fue descolgar la cuerda de la habitación para deshacerse y olvidarse de esas malas sensaciones, ya que el objetivo era limpiar toda la estancia que había permanecido cerrada y abandonada durante muchos años.

De hecho no fue fácil encontrar la entrada al lugar, ya que estaba oculta tras un viejo mueble con libros de hacía ya muchos años, hasta el punto que ni tan siquiera los de la inmobiliaria conocían esta parte de la construcción.

Los primeros días fueron bastante bien, y en apenas un par consiguieron dejar el trastero en perfectas condiciones, por lo que decidieron continuar con el resto de la casa, cerrando de nuevo y con la promesa de cambiar la entrada por una puerta normal y corriente, ya que seguía dando una mala sensación.

Un par de semanas después se dispusieron a realizar las reformas de la entrada a la planta superior, por lo que llamaron a un albañil que llegó con todo preparado para realizar los arreglos que fuesen necesarios.

Estaban los tres frente al mueble que movieron con cuidado de que no se rompiese debido al estado en el que se encontraba, y cuando accedieron a la habitación, comprobaron que todo estaba tal cual lo encontraron la primera vez que entraron, con la cuerda pendiendo de nuevo del techo.

Ambos salieron corriendo para huir del lugar, pero el hombre que fue a trabajar no tuvo tanta suerte.