Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

La leyenda de la carretera 666

» » La leyenda de la carretera 666

 

En el año 1922 se produjo un tremendo accidente de tráfico en la comarcal nº 666 a su paso por el municipio de Vigo, con nefastos resultados para buena parte de las gentes que por allí transitaban con sus vehículos. Aunque las autoridades tardaron realmente poco tiempo en acudir al lugar, poco pudieron hacer al respecto.

Hoy día, aquella carretera luce prácticamente abandonada y son realmente pocos los lugareños que se atreven a atravesarla porque se piensa que extrañas criaturas deambulan por ella, sobre todo, en las noches a partir de la medianoche.

Lorena era una conductora novel que tenía francamente poca experiencia en cuanto a la conducción de automóviles se refiere. Se encontraba en aquella carretera por error y desconocía por completo, el motivo de por qué apenas encontraba vehículos a su paso.

Era una noche de viernes cuando salía de su trabajo en un hospital cercano, se dirigía a su casa para estar en la compañía de sus seres queridos, cuando notó un extraño frío que rodeaba el asiento delantero y el de copiloto de su medio de transporte. Decidió entonces, encender la calefacción interna del vehículo para mejorar las circunstancias de conducción.

Se hacía tarde y tuvo que correr un poco más, porque quería llegar cuanto antes a su casa para descansar después de una larga jornada laboral. Sin embargo, con la caída de la noche la emisora se encendió sola sin necesidad de accionarla la propia Lorena y contempló, a lo lejos, cómo una familia se encontraba esperando a la grúa tras un pinchazo.

La joven Lorena paró para ayudarles y los invitó a subir. Lucían con un aspecto mejorable y tenían ropas como de hace algunos años ya, pero restó importancia y prosiguió con su viaje. Minutos más tarde empezó a hablar con ellos y su vehículo se paró. Cuando Lorena bajó de su vehículo para intentar arreglarlo y avisar a la grúa, percibió cómo su móvil no funcionaba, no podía avisar a nadie y entendió, después de una breve explicación de los miembros de la familia, que había tenido un accidente muchos años atrás.

La joven Lorena puede ser vista por aquella carretera cada anochecer conduciendo su vehículo, porque sigue sin asumir que tuvo aquel accidente y no desea abandonar el reino terrenal para ir al lugar que le corresponde. No es el primer reporte que aparece en medios de comunicación de una mujer conduciendo un vehículo de otra época.