Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

La leyenda del camionero fantasma

» » La leyenda del camionero fantasma


Cuenta la leyenda que un camionero se encontraba circulando por una zona montañosa a una velocidad excesiva debido a que acababa de recibir la noticia de que su mujer estaba dando a luz. La razón de esta prisa es que era necesario que entregase el dinero para que le asistiesen en el parto.

Durante el viaje, un imprevisto le hizo perder el control del camión de forma que impactó contra unas rocas. El camionero salió del camión sin heridas y sin problemas, pero aturdido y con la duda de qué poder hacer para llegar a tiempo. La carretera era poco transitada, por lo que decidió seguir andando hacia su destino, pero cuanto más se alejaba del lugar del accidente, más oscuro se volvía todo. Después de mucho rato andando, volvió la vista atrás para ver si venía algún vehículo que pudiese llevarlo. Cuál fue su sorpresa cuando pudo ver el camión accidentado; no se había alejado apenas unos metros del siniestro.

Sus intentos por conseguir llegar para ayudar a su familia eran tan fuertes que se dice que empezó a tomar forma de tal modo que en la vida real pudo llevar incluso a verse en ocasiones por los que circulaban por la vía a la hora en la que se produjo el accidente.

Todos los conductores pasaban, hasta que un joven paró y el camionero, para no levantar sospechas, le dijo que no podía abandonar la carga del camión, por lo que le entregó un sobre con dinero y una nota para que la entregase en su domicilio.

El caso es que cuando llegó a la casa del camionero, allí no vivía nadie, por lo que siguió los consejos de una vecina y se dirigió a la nueva dirección.

En este nuevo lugar encontró a Matilde, la esposa. Cuando le entregó el dinero, ella contestó que hacía cinco años que su marido había muerto, justo el día en el que tuvo a su hijo. Al abrir el sobre y leer la nota, estalló en lágrimas, ya que ponía “No he faltado a mi promesa, aquí está el dinero, siempre estaré con vosotros. Os quiero”.