Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

La novia fallecida

» » La novia fallecida

Mi casa se encuentra en una zona de campo, justo a las afueras de la ciudad. Aunque se trata de un lugar bastante tranquilo, se puede llegar fácilmente andando a cualquier pueblo.

Además de la casa tengo un terreno donde instalé una piscina y de vez en cuando me gusta cultivar algunas cosas. Hace ya bastante tiempo empecé plantando árboles frutales y cuando ocurrió el relato que voy a contar a continuación, ya estaban bastante creciditos.

El caso es que desde hacía tiempo que oía ruidos por la zona de mi terreno por las noches. Era como si algo fuese arrastrándose entre las hierbas y pisando hojas secas. Al principio siempre pensé que se podría tratar de algún animal que aprovecha la oscuridad de la noche para salir a cazar.

No obstante, habían pasado varios meses y noche tras noche se oía el mismo recorrido, por lo que un día decidí bajar a ver qué era realmente.

Después de estar un rato esperando, aproximadamente sobre las dos de la madrugada, volví a oírlo de nuevo, por lo que me fui acercando. Debía tratarse de un animal bastante grande porque el ruido no era precisamente de alguna liebre.

Conforme me iba acercando al foco del ruido, cada vez me iba entrando más miedo en el cuerpo, hasta que de repente cesó y seguí andando hasta el lugar de donde provenía.

Llegué aproximadamente al punto, pero no veía nada, entre otras cosas porque todo estaba muy oscuro, pero de repente, justo a mis pies, algo que parecía una mujer con vestido de novia tumbada en el suelo se dio la vuelta y me miró fijamente.

Salí corriendo sin saber realmente qué era lo que había pasado. Al preguntar en el pueblo me dijeron que hace siglos ahí había una iglesia donde una pareja de jóvenes se estaba casando. Debido a los problemas religiosos, un grupo de ateos decidieron cerrar la iglesia y quemarla con toda la gente dentro. Todavía se me pone la piel de gallina…