Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

La última fiesta de Juan

» » La última fiesta de Juan

Tampoco iba a pasar nada porque Juan llegase un poco tarde a la fiesta. Al fin y al cabo, ya estaba cansado de ser siempre el primero en llegar y tener que estar esperando a todo el mundo incluso hasta horas en algunas ocasiones.

Este pensamiento hizo que Juan se tomase el camino con tranquilidad, sin prisas, al fin y al cabo, cuando él llegase ya estaría preparado todo y podrían empezar a disfrutar de su cumpleaños.

Por el camino se preguntaba incesantemente qué regalos le harían sus amigos, y cuantos caerían. Aunque lo cierto es que a Juan no le hacía demasiada gracia que otros le diesen sorpresas, pero la verdad es que el gesto era lo que más le fascinaba; ver a sus amigos preocupados los días anteriores por el fallecimiento de Carlos le había llevado a estar triste, pero ahora ya todo cambiaría.

“Cuando llegue…”, se decía a sí mismo, “… seguramente tendrán preparada alguna camparta como ya le hicieron a Julián hacía unos meses. Seguro que va a ser una fiesta que nunca voy a olvidar”

Y Juan no se equivocaba, no, porque cuando llegó al lugar de reunión con sus amigos y abrir la puerta, vio como uno a uno, todos sus amigos estaban convertidos en fantasmas.