Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Las manchas imborrables

» » Las manchas imborrables

Desde hace varios años, María y yo hemos estado buscando una nueva casa en la que vivir, pero buscamos algo muy especial, algo que estuviese apartado y fuese tranquilo, sin tener problemas de vecinos ni de ruidos. Pero lo que no esperábamos era la maldición de las manchas, y ahora ya no sabemos cómo escapar de esta pesadilla.

Fue una tarde en uno de nuestros viajes que realizamos para encontrar la casa perfecta, cuando de repente conocimos a un hombre de avanzada edad que parecía nos esperaba en la orilla de la carretera para indicarnos el lugar donde se encontraba la casa, aunque en realidad ni tan siquiera nos habíamos visto nunca.

Paramos el coche y estuvimos un buen rato hablando con él, y finalmente accedimos a la casa, y cual fue nuestro asombro cuando encontramos un lugar muy acogedor y fantástico, por lo que estábamos convencidos de que era la casa de nuestros sueños.

Pero la pesadilla no acababa más que empezar, y poco después volvíamos con todo el mobiliario y nuestros bártulos para comenzar nuestra nueva experiencia.

Limpiamos todo a fondo pero había unas manchas imborrables que permanecían en la pared de una de las habitaciones, y por mucho que lo intentamos, cuando pensábamos que ya habíamos conseguido eliminarlas, de repente volvían de nuevo y cada vez de forma más intensa.

Conociendo un poco mejor la historia de este lugar, nos enteramos de que precisamente en esa habitación el hombre mayor al que conocimos había asesinado a su esposa y después se había suicidado.

Lo peor de todo es que desde entonces los asesinatos siguieron sucediéndose, y estaba claro que el espíritu asesino lo tenía todo preparado para que nosotros fuésemos las próximas víctimas de una larga cadena que posiblemente no llegaría a finalizar nunca en toda la historia.