Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Quién viene a cenar

» » Quién viene a cenar

Hace ya bastante tiempo que nos mudamos a un pequeño piso en una gran ciudad, aunque se trata de una vivienda bastante vieja y nuestros vecinos son en su mayoría ancianos, por lo que en realidad nunca hemos llegado a relacionarnos con ellos.

No obstante, hace una semana nos cruzamos con uno de ellos por las escaleras, y mantuvimos una charla bastante agradable, hasta el punto que finalmente decidimos invitarlo a cenar y le pedimos que también lo comentase con el resto de vecinos para, de esta forma, comenzar una amistad dentro del bloque.

Lo que teníamos muy claro era que queríamos que todo fuese perfecto, y por ello no escatimamos en absoluto en preparativos de todo tipo, intentando que independientemente de los gustos de cada uno pudiesen disfrutar de una velada fantástica con nosotros.

Pero la situación no iba a ser tan sencilla como parecía, y en el momento en el que llegó la hora, mientras permanecíamos esperando, nos dimos cuenta de que en todo el tiempo que habíamos estado realizando los preparativos desde que hablamos con el hombre no habíamos vuelto a ver a nadie ni se escuchaba absolutamente nada en todo el edificio.

Las horas pasaban y no llegaba nadie, hasta que finalmente decidimos salir a buscar al vecino y comenzamos a adentrarnos por los oscuros pasillos y escaleras de este edificio donde cada centímetro en el que pisadas rugía la madera como si fuese a resquebrajarse.

Ya estábamos frente a la puerta y nos sorprendió verla completamente abierta, ahí fue cuando despertamos del sueño y nos dimos cuenta de que durante muchos años el edificio había estado completamente abandonado, y que realmente nunca hubo nadie vivo viviendo en él, aunque lo cierto es que nunca hasta ahora nos abíamos percatado de que todo estaba en una completa ruina. ¿Con quién estuvimos hablando entonces?