Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Un amor peligroso

» » Un amor peligroso

Esta es la historia de Cesar, un hombre soltero, él era un buen hombre, cuidó de sus padres enfermos, solventaba todos sus gastos, incluso cuando fallecieron, el cubrió todos los gastos de los funerales, sin pedirle nada a sus hermanas, era responsable, un buen trabajador, siempre llegaba temprano al trabajo y no le importaba si debía quedarse hasta tarde si su jefe necesitaba ayuda, tenía un buen puesto debido a su eficiencia y esfuerzo.

Cesar decidió que ese año haría algo diferente, saldría de su rutina diaria, y decidió tomar sus vacaciones en un lugar distinto, un lugar en el que pudiera relajarse y olvidarse de todo, donde pudiera tener tiempo para él, en sus ansiadas vacaciones conoció a una mujer llamada Victoria, era una joven y bella mujer de la que pronto se enamoró; pasó cada día de sus vacaciones a su lado, y aunque parecía extraño, le pidió que se fuera a vivir con él, esto era aún más extraño, el regresó al trabajo, pero no era lo mismo, ella consumía la mayor parte de su tiempo, ya no deseaba quedarse horas extras para poder estar con ella, llegaba cada vez más tarde a su trabajo, incluso estando en la oficina, lo único que hacía era hablar con ella por teléfono.

Cesar quería darle una sorpresa a Victoria y decidió renunciar, sin decir nada lo hizo, llegó a casa temprano con unas rosas para darle la sorpresa, pero a sorpresa se la llevó él, la encontró en la sala haciendo algo extraño, una especie de ritual junto a unas personas a las cuales él no conocía, a las que nunca había visto, justo enfrente de ellos había un circulo con velas, en el momento que él entró en la habitación, todos voltearon la vista para verlo, y le dirigieron una sonrisa, “ven mi amor, ven al centro, te estábamos esperando”, fue aún más raro, pero confiaba en ella, se sentó al centro y ellos siguieron con lo suyo y al terminar, apagaron las velas; tiempo después cuando alguien iba a la casa de Cesar y preguntaban por él, Victoria decía no conocerlo y asegurar que ella vivía ahí desde hace mucho y nunca había escuchado hablar de él, y así fue, ya nadie escuchó hablar de él.